el recuerdo de tu octubre

Ya es Octubre otra vez.
Vuelvo a sentirme prisionera de no se qué y entonces te deseo desde cualquier rincón imagibale.
Te echo de menos, ya está, ya lo he dicho. Echo de menos nuestras miradas y tus ojos. Me arrepiento de que no estés y es que me mantengo aún en tu promesa, mientras busco un abrazo agradable donde mis sueños no tengan espinas por la mañana y me ayude a abandonar esta soledad seca donde me has tenido tantos meses.
Y pensar que todo empezó ese día que te acercaste y confesaste que no me pintabas de pasatiempo, que me relajara y rebajara esa muralla, que dejara un pequeño escudo si quería y que ya te encargarías tú de arrancar las espinas de nombres y cargas que lo construían. Que confiase.
Y Junio entero eras tu, con tus ganas de vivir y tu inquietud imparable.
A partir de entonces caminé sobre nieve mientras luchaba contra ti y mis incertidumbres. Y quizás tracé demasiados momentos, y acabé protegiéndote con todas las pieles que merecías.
Pero de pronto llegó el frío de tener que escribirte para tenerte.
Y llego la claridad, tan fácil y a la vez tan difícil.
Nada y yo.
Poco a poco nos ahogamos en un mar congelado, y ya inconsciente todavía me duele olvidarte. Me duelen los dedos de los mensajes que no te escribo y los ojos de la sal de las lágrimas que ya no lloro.  Y es que ya no queda fe, sólo sal.

Y cada día tengo que recordarme – y creerme –  que todas las poesías, las pinturas y las notas las inventé yo para que te quedaras conmigo y fueras como yo.
Pero te fuiste.
Y yo ya no se que hacer con la tristeza, parece que se metió en mis maletas una vez recién hechas, llenándolas de sentimientos mutantes, caricias distantes y de caminos contrarios.
Se nos atraparon las caricias en un mar de peros y de escusas, de discusiones y de pesadillas que siempre acababan haciéndose realidad.
Y yo que siempre supe qué decir, ahora no se acabar las frases.
Será que jugamos con fuego por encima de nuestras quemaduras, y claro.. al final sólo somos lo que queda cuando dejamos de ser.
No se si te quiero a ti o al que fuiste hace un año, o a mi cuando estabas tu; pero es posible que esta noche aun me atormente el recuerdo de tu Octubre.
Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s